Descubren como aumentar la efectividad del TMZ para el tratamiento del cáncer cerebral agresivo

Actualmente, el medicamento de quimioterapia más común utilizado para tratar el cáncer cerebral agresivo, también llamado glioblastoma, es la temozolomida (TMZ), el cual tiende a tener una efectividad limitada, debido a que algunas celulas tumorales se resisten a su acción, afectando así a las tasas de supervivencia del paciente.

Investigadores de la Universidad de Chicago en Illinois han descubierto que la acetazolamida, un medicamento comúnmente utilizado para tratar el mal de altura y otros problemas de salud, como el glaucoma e incluso las convulsiones, puede contrarrestar la resistencia que presentan las células de glioblastoma, lo que mejora el efecto de TMZ. El director del estudio, Dr. Bahktiar Yamini, explica que, si los nuevos hallazgos son sólidos, la acetazolamida sería una ayuda terapéutica muy conveniente por su económico precio, limitación de efectos secundarios y facilidad de consumición.

El equipo descubrió que los pacientes con cáncer cerebral agresivo tendían a ser resistentes al tratamiento con TMZ si tenían niveles altos de linfocitos B / linfoma B (BCL-3), una proteína capaz de contrarrestar la acción del medicamento de quimioterapia. BCL-3 bloquea TMZ al activar la anhidrasa carbónica II, una enzima que protege las células tumorales y les permite continuar su ciclo. Los investigadores trabajaron con un modelo de ratón con glioblastoma, experimentaron con acetazolamida y probaron si bloqueaba la actividad de la anhidrasa carbónica, lo que permitiría a TMZ hacer su trabajo. Esta estrategia curó a algunos de los ratones, mientras que otros animales vieron un aumento del 30-40% en el tiempo de supervivencia después del tratamiento de combinación.

En su investigación preliminar, encontraron que las personas con niveles más bajos de BCL-3 tenían tasas de supervivencia más prolongadas después del tratamiento con TMZ, en comparación con otros pacientes con niveles altos de esta proteína. Al observar los mecanismos de BCL-3, los científicos finalmente lograron identificar la acetazolamida como un inhibidor de la anhidrasa carbónica que podría respaldar el efecto de TMZ.

El equipo del Dr. Tamini pretende seguir investigando, su próximo objetivo es realizar un ensayo clínico aleatorizado prospectivo para confirmar que las pruebas de BCL-3 pueden indicar qué pacientes responderán mejor a TMZ y cuáles probablemente sean resistentes al tratamiento. Los investigadores esperan que una combinación de TMZ y acetazolamida eventualmente pueda utilizarse para mejorar la eficacia del tratamiento en pacientes con niveles elevados de BCL-3.


Fuente: Medical News Today, Existing drug may help to treat aggressive brain cancer, 11/07/2018

Disponible en: https://www.medicalnewstoday.com/articles/322427.php


 

queremos saber tu opinión

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies